martes, 1 de diciembre de 2009

De vuelta

Sigo prefiriendo caminar. Pese al frío. Suele ser más que inspirador. Cuando no es posible, intento aparcar el coche y viajar en transporte público y observar.

Casi siempre encuentro a esa chica con el gorro de lana y el flequillo afiletado bien colocado por fuera del gorro, con un móvil en la mano apunto de caerse por los cabezazos de Morfeo. Demasiada fiesta. A su lado, una chica con una perfecta coleta, cuello alto y gafas de pasta sostiene un libro en sus manos. Parece haber disfrutado siempre de una vida más académica que sentimental. A su lado, a veces, queda un sitio vacío y me imagino sentándome, cerrando el libro y diciéndole: “no vas a encontrar demasiado en esos libros que estudias tan concienzudamente”. En frente de ellos, un chico con ojos caídos, pantalones desgastados y zapatillas de marca cierra los ojos concentrándose en el sonido del hip hop que parece sonar en sus auriculares.

Hoy, por fin, he regresado a la calle mágica. Y he vuelto a encontrarme con el trovador de la esquina. Hubo un día en el que hablamos. Ahora, sólo nos miramos y él agacha la cabeza cuando paso. Yo le sonrío. La última vez que le vi llevaba camiseta y chanclas. Hoy llevaba unos guantes (cortados, para poder tocar la guitarra) y una bufanda gris. Tengo suerte. Muy pocas personas tienen un trovador a la entrada de su calle mágica.

Dicen que el estrés es la peor enfermedad de este siglo. También dicen que “sarna con gusto no pica”. Nunca he entendido si los “dichos” son compatibles. ..Llevo semanas apresando musas, corriendo, creando, encerrándome en un frío taller de escultores con una estufa. Ellos creen que es la estufa la que calienta. Nosotras sabemos que son todas esas esculturas a medio hacer las que dan calor a esa inmensa buhardilla de Carabanchel. Y también nosotros. Unos traen la guitarra, otros los diseños, otros las letras, algunos la tecnología y la literatura y todos, absolutamente todos, un puñado de cometas.

Disculpen la tardanza. Es un placer volver por aquí. Me alegra observar que sus comentarios han conservado el calor que dejó Irlanda.

Disculpen la tardanza. Les vuelvo a animar a entrar por aquí y no olviden cerrar la puerta porque, si no, no podré abrirles una o mil ventanas más. Al fin y al cabo, dicen que de eso trata la vida.

13 comentarios:

Gilda dijo...

Por fin, no nos dejes solos tanto tiempo, me ha gustado verte por mi casa y volver a leerte.
Un beso de bienvenida

L o L i T a dijo...

¡Qué te voy a decir yo! Lo importante es que recuerdes por donde esta el camino de vuelta y que por aqui nos gusta verte!

:) Un beso y bienvenida!

tupersonalshopperviajero dijo...

Hola coranzoncito, se ve que te traiste mil musas de Irlanda. Inspiración no te falta desde luego,
Bsits
;-)

C. C. dijo...

Más placer es para nosotros tenerte de vuelva y ver que sigues por esa calle mágica. Yo tampoco puedo evitar observar a la gente en el metro y el autobus, somos tantos y tan diferentes.

Un besazo

Marta Simonet. dijo...

Hoy mis pasos me han llevado hasta aquí,y estoy más que orgullosa del paseo que me has dado.Es más,volveré sobre mis pasos una y otra vez.



MUA isleños.

Anónimo dijo...

Hola! has vuelto por esa calle y no dejes de hacerlo.... Tampoco dejes nunca de escribir y de contar lo que te duela y lo que te duela menos...

Un beso

VolVoreta dijo...

En el fondo lo que da calor, es esa sensación de coindidencia con otros seres. Lástima que no sea más habitual.

Te dejo un beso Murphy...y una cometa.

Murphy White dijo...

Así da gusto volver!
Gracias por los mensajes, las bienvenidas y las cometas... y los besos y los paseos por este ancla. Cuando llega el frío, es un placer pasearse por aquí.
Besos para todos.

Anónimo dijo...

Qué bien volver a encontrarte en la on line. Siempre un placer.

Rockdriguez dijo...

Se te Extrañaba señorita.
que decir de esto, eso de observar a la gente me pasa a mi, hay gente para todo siempre esperando al bus, el yonki pidiendo unos euros, la señora abuelita que espera que un alma caritativa le ayude a subir los escalones y los niños que llegan los ultimos y se cuelan solo para NO perder su plaza de atras...

Sigue escribiendo.

ALMAGRISS dijo...

Genial tenerte de vuelta Murphy. Como siempre es un placer volver a leerte y a tenerte por aquí. Al parecer tu calle mágica con trovador incorporado te inspira, qué suerte tienes...
Un besazo

* GEORGINA * dijo...

"volver con la frente marchita cantaba gardel"...
:)
me alegro.

Murphy White dijo...

Gracias Rockdriguez. Sí, tienes razón, siempre hay patrones que se repieten. Y eso es lo curioso...

Almagriss, sí, soy una afortunada ;)

Gran canción, Georgina, gran canción.

Besos a tod@s