miércoles, 16 de diciembre de 2009

Backstage

“Siempre estamos actuando sobre el escenario”. Así resumía hace años un profesor de universidad las teorías sociológicas de un autor. Para aquel sociólogo, todos somos una especie de artistas representando cientos de funciones de forma continua e inconsciente. Y la representación cambia según el público que asista a la función (“el interlocutor”, decía). Según él, es casi imposible descubrir lo que hay cuando se baja el telón. Y, en todo caso, eso se descubre en soledad.

Empecé mi fin de semana asomándome al primer backstage
. El viernes. Una panda de músicos de edad avanzada que aún disfrutan del fenómeno gruppie pese al paso de los años. Detrás del telón había un montón de frases sin sentido, un puñado de errores mal-llamados experiencias, una montaña de tropezones, de egos borrachos y de sueños tirados en un sofá con un vaso de ron entre las manos. Y dos chupas de cuero manchadas de desidia.

Sólo un día después, viajé al segundo backstage. Abrí esa brillante puerta azul y ahí estaba, esperando lejos de las guitarr
as, junto a la estufa y con la música a un volumen que bien recordaría a su última función. Detrás de aquel telón había más cordura que en el escenario. Ese backstage estaba cargado de preocupación sincera, de letras dedicadas a una interlocutora estupefacta, de una invitación cotidiana, de avispadas insinuaciones entre líneas.

Pasaron las horas y desperté camino del tercer backstage. Escondida tras mi enorme bufanda, mi gorro y unos guantes con los que enfrentar el frío que empujaba desde el norte, me encontré frente a ellos, los dos “hermanos”. Detrás de aquel backstage había exactamente lo mismo que vi semanas antes en su representación. “Las mismas caras, los mismos gestos...”, dijo alguien la noche anterior. Serenidad, ternura y locura a partes iguales. Lejos de su escenario, de su estudio, apagaban la música y encendían millones de luces. Mejores que las del escenario. Mucho mejores.

Prefiero el backstage a las luces de neón, los focos y los aplausos.

10 comentarios:

tupersonalshopperviajero dijo...

Cierto. Aunque lo más escasea -e incluyo las relaciones, lo no profesional- es el backstage. Lo falso -casi siempre es lo que más consigue vende- se antecede y disimula lo que es de verdad, lo genuino y sincero -aunque no cumpla las expectativas-. "Mucho miedo y mu poca vergüerza" como diría mi querida abuela que en paz descanse...
bss corazón
;-)

C. C. dijo...

Siempre es mejor ver a la persona que se esconde detrás del que actúa, es difícil llegar a verlas, porque todos nos comportamos de forma diferente con las distintas personas con las que nos quedamos a solas. besos

VolVoreta dijo...

El escenario de la vida es complejo...somos lo que nuestro interlocutor nos propicia, entendiendo como tal hasta donde éste está dispuesto a llegar.
Unos entran directamente al backstage y otros sólo consiguen llegar al patio de butacas porque es ahí donde quieren llegar...
No siempre se trata de que llevemos un disfraz o una máscara.

Te dejo un beso Murphy

ALMAGRISS dijo...

Yo siempre tengo la sensación de estar actuando... hay tan pocas personas que conozcan mi backstage... a veces me da la sensación que hasta cuando estoy sola estoy interpretando... uf... que cansancio...
Besos guapisima...

Murphy White dijo...

Tupersonalshopper, si es que lo que dicen las abuelas siempre es más inteligente que lo dicen los "expertos"!!

C.C. Es difícil, pero no imposible ;)

Sí, Volvoreta, hay veces que es uno prefiere quedarse en el patio de butacas y simplemente, disfrutar de la función.

Almagriss, no te agotes demasiado, que si no, no encuentras hueco para escribir!

Un abrazo a tod@s

L o L i T a dijo...

Hola guapísimaaaaa!!!

Tiempo al tiempo, que ya te dare guerra!!!Estoy concentrandome en lo de bailar por ahí en pijama ja,ja... A veces solo se merecen pase vip para el Backstage unos pocos, eh? No vamos a popularizarlo todo! Pero que razón teneis ;)


Besote.

Tierras de Georgelott dijo...

y a veces somos un poco actores de ntra propia vida.. por lo menos somos el personaje principal eh.. jaja

q tenga lindas fiestas
saludos

Rockdriguez dijo...

Feliz Navidad

VolVoreta dijo...

Murphy, esa puerta color añil es la que lleva al año que comienza...que al traspasarla, te lleve a lugares y situaciones o encuentres lo que deseas.

Feliz año nuevo.

Te dejo un beso.

Murphy White dijo...

Sí, Lolita, el backstage debería no convertirse en la casa de tocame-roque ;)

Gracias,Rockdriguez, feliz navidad a ti también.

Tierras de G, el principal siemmmmpre, claro!

Volvoreta, llevas razón. Las puertas están para atravesarlas todas!

Besos a todos