domingo, 18 de octubre de 2009

Irlanda o hamburguesa con patatas

Habían pasado varios lustros, décadas o tal vez siglos, desde la última vez que paseé por Irlanda. Decenas de años encapsulados en el olvido desde el último viaje. Sin embargo, hace apenas tres noches volví.

De vuelta a casa, di un último paseo por Irlanda. Fue un viaje repentino y fugaz. No sé cómo sucedió pero, en aquel momento, apareció el mar. Y, con él, las olas rompiendo contra las rocas, en la tarde más mágica de todos los noviembres. Y Eglinton Street, junto a Shop Street, y aquel pianista en medio de la calle con un sombrero de copa.

Y apareció la Navidad precipitada por calles repletitas de bares. Y se abrió paso la cerveza Guiness con un trébol dibujado en la espuma, y el imponente Kings Head, y aquel restaurante italiano fingidamente romántico. Y un bocata de embutido español.

Y de pronto, la otra noche, Irlanda se mudó a Madrid. Vino aquel grupo que tocaba en directo debajo de casa, de aquella casa. Y llegó con furia la lluvia en medio de una carretera esperando un
autobús piadoso. Y una isla perdida, y frío solar. Y dos camas juntas y una guitarra que se perdió en el mar. También un abrigo blanco.

Allí, en medio de esa calle madrileña, de pronto apareció Temple Bar, y unos pantalones empapados y una noche en un coche alquilado. Aparecieron las carreteras ultra-estrechas y las rotondas al revés.

Me detuve un momento, miré alrededor y entendí por qué Irlanda se había instalado en Madrid. Porque, por fin, acababa de descubrir lo que siempre nos habíamos preguntando. Ahora sabía la respuesta: Irlanda olía a hamburguesa con patatas.

16 comentarios:

VolVoreta dijo...

mmmmm, qué pena, nunca he estado en Irlanda.
Pero qué digo...si acabo de estar...¡he olido las patatas, y la cerveza, y el mar con sus olas rompiendo, y...! ;)

Te dejo un beso Murphy.

ALMAGRISS dijo...

Pero que bueno Murphy! Ciertos aromas traen recuerdos, que cierto... a veces también colores, sensaciones... y te ves en otro lugar a miles de kilómetros...
Pues bienvenida a casa, espero que tu viaje haya sido placentero :)

Murphy White dijo...

Volvoreta, me alegra que te hayas paseado por aquí... y por allí ;)

Sí, Almagriss, dicen que el olfato es el mayor evocador de recuerdos.

Besos

C. C. dijo...

Así que el olor a hamburguesa con patatas te trajo todos esos recuerdos? Pues tal como estan las calles entre el Burguer king y el Macdonals te pasarás el día en Irlanda...jeje
A mí un olor que me encanta es el de la leña de una chimenea lejana en en un frio y helado día..me recuerda a León. :)

Besoss

Anónimo dijo...

Vaya viaje que nos has hecho pegarnos por Irlanda. Yo estuve hace poco y me ha recordado muchas cosas. Gracias!

tupersonalshopperviajero dijo...

Pues fíjate que Irlanda a mí me olía a fish&chips como ningún otro rincón de Gran Bretaña. También me evoca el neón, el frío que te cala irremediablemente, la humedad, la noche, Oscar Wilde... Tengo que volver y pronto
Bss corazón
;-)

Murphy White dijo...

Es curioso, C.C., lo del olor a chimenea. A todos nos recuerda siempre a algo.

Sí, personalshopper, todo eso también está en Irlanda... o en lo que cada uno vive allí.

Besos!

GUIZMO dijo...

Es cierto, el olor a 'nosequé' siempre me recuerda a Alemania...

*GEORGINA* dijo...

=) debe ser lindo irlanda..
saludso cordiales-

Gilda dijo...

Creo haberte comentado ya, pero no se, como ando mas rara que un perro verde...el caso es que los olores y mas ahora que me estan dando la brasa con mi perfume, son fundamentales en los recuerdos.
Un besazo

Anónimo dijo...

Lo bueno que tienen los buenos recuerdos es que a veces se quedan para siempre. Y un simple olor es mucho más fuerte que un millón de gigantes. Y digan lo que digan la Guinness en un pub de Irlanda sabe mejor que cualquier Guinness en cualquier bar del resto del mundo.

Rockdriguez dijo...

YO quiero viajar a irlanda, a ver verde verde y verde... me encanta esa tierra la naturaleza, el clima, todo !

C. C. dijo...

¿Dónde te escondes?

VolVoreta dijo...

Vengo a decirte que te echo de menos y ... dejarte un beso.

L o L i T a dijo...

Pero que dices!!! Fish&chips!!! :)
Te habla una irlandesa de adopción!!! Oler, oler...huele a oveja, donuts, sandwick con mil complementos salseros, cerveza y refritanga ja,ja...pero con un toque tan maravillosamente especial que encandila.

Qué bonito tu post.

Un besazo, cuanto tiempo sin pasar por aquí!!!

Murphy White dijo...

Gracias a todos. Disculpad la tardanza.
Más vale tarde que nunca... Aquí estoy de nuevo!
Besos para todos