lunes, 27 de abril de 2009

Por un microondas roto

Se ha roto mi microondas. Fue de pronto. Se rompió como se rompen muchas cosas: sin hacer ruido. Por culpa de la crisis, no puedo comprar uno nuevo en esa sección de “pequeño electrodoméstico” (Por cierto, no sé quién diablos lo llamó “pequeño electrodoméstico”: ¡Será pequeño para su cocina!). Fue una pena haber perdido hace tiempo un microondas que me regalaron. (Sí, amigos, se puede ser tan insensato como para perder un microondas…).
Me gusta el café caliente. Me gusta rodear con las manos una taza calentita de café con leche y, antes de bebérmelo, calentar un rato mis manos siempre frías. Por culpa de mi microondas roto, he tenido que rescatar del fondo de un armario un pequeño cazo en el que ahora tengo que calentar la leche a diario. Y acostumbrarme al “demasiado frío” o “demasiado caliente”.
No suelo dormir mucho porque, en mi agenda, con la “d” sólo existen palabras como "dirigir", "divertirse", "doblar", "divagar", "descubrir", "digitar, "decir"...etc. (todo, excepto “dormir”) pero, por culpa de mi microondas roto, ahora duermo aún menos. La culpa la tienen esos minutos que tardo en calentar la leche y estar pendiente de no quemar otro cazo en esa vieja cocina de gas (a veces olvido que no suena un “ding” cuando está caliente).
Por si esto fuera poco, el microondas era una tabla de salvación para disimular mis escasas dotes culinarias. Por culpa de mi microondas roto, se ha desequilibrado mi dieta. Una mañana me presenté a esos cuatro amenazantes fogones que parecían querer vengarse por las veces que he pasado junto a ellos mientras abría con desdén la puertecita del microondas: “Buenos días cocina –le dije con mi mejor sonrisa- creo que no nos habían presentado. Soy Murphy y prometo portarme bien… si me echas una manita”. Creo que ella no está dispuesta a poner de su parte…
Me paso el día corriendo de un lado a otro anotando ideas que encajan en cada uno de los proyectos que tengo en marcha. Por culpa del sueño y de mi dieta desequilibrada (provocados por mi microondas roto), la creatividad juega conmigo al escondite y no tengo reflejos para perseguirla. Para colmo, mi agenda se ha sublevado después de haberse visto abandonada sobre una máquina de tabaco, en casa de un amigo y en un estudio de grabación.
Debido al jugueteo de mi creatividad y a mis lapsus periódicos, tengo a cuatro personas esperando que les entregue la base para empezar a trabajar en uno de mis proyectos más ambiciosos… Lo más terrible, es que ellos no entienden que la culpa de todo la tiene un microondas roto. No entienden que muchas veces, cuando algo se rompe, se desencadenan una serie de catastróficas circunstancias.

14 comentarios:

Vitalnn dijo...

si se cambia una mañana... se cambia una vida, jajaja.

Espero que pronto puedas disfrutar de nuevo de ese café en su punto.

Ciaoo

VolVoreta dijo...

Dicen que cuando se muere una persona...esto afecta, de alguna manera, a 100 personas de su entorno.
Me creo perfectamente que la muerte de una máquina afecte de alguna manera nuestra cotidianidad más de lo que imaginamos.
Haz las paces con tu cocina...seguro que funciona!
Relájate...duerme, duerme.
Te dejo un beso.

C. C. dijo...

Es el efecto mariposa, pero corre, hay una oferta de microondas a 49 euros en carrefour y si no aunque te cueste más te compensará :-)

Anónimo dijo...

Cada situación provoca un montón de circunstancias siniestras! jaja

Murphy White dijo...

Totalmente deacuerdo, Vitalnn. Reivindico el papel trascendental de las mañanas!

Volvoreta, aún estamos negociando. Ha debido estudiar técnicas de persuasión... y sí, duermo, duer, d...zzzz

C.C. ¿Y no será como los pisos? Digo, que si espero un poquito más, igual baje el microondas un poquito más de precio ;)

Un abrazo

Ramón de Mielina dijo...

Ey, pero ahora dónde vives??? Te estableciste por tu cuenta o sigues en el nido? Hace mucho que no hablamos, nena! :-)

tupersonalshopperviajero dijo...

eso eso vete a carrefour pero no sigas sufriendo please,
bss
;-)

Monkey King + Lord Qahliel dijo...

Te invito a un café de microondas cuando quieras!! Parece mentira tanto sufrimiento por algo tan cotidiano.

Bss. MK

Murphy White dijo...

Ramón, en mayo... ¿no?

Tupersonalshopper... algunos dicen que hay que aprender hasta a disftutar de las pequeñas trabas cotidianas...

Monkey... sólo si me dejas pulsar el "on" y deleitarme con el "ding"!

Un abrazo

Anónimo dijo...

Por un microondas, por un tropezón, por un comentario, etc. Cuántas cosas pasan por una nimiedad!
Un beso
JN

Mono Circense dijo...

Con dos piedras y un poco de maña se hace fuego. ¡Saludos desde mi jaula!

ALMAGRISS dijo...

Dios mío!!!!! Te acompaño en el sentimiento!!!! Es horrible, no sabes cómo te entiendo!!!!

Murphy White dijo...

JN, cierto. Y esto es un ejemplo más.

Monocircense, gracias por el consejo y bienvenido por estos lares.

Almagriss... me alegro que alguien entienda lo que supone un microondas roto ;)

Un beso a todos

Olivia dijo...

Jejeje... no son tan caros los microondas. Hay chollos (bueno, el mío fue un chollo,sin caja ni nada...ni garantía, jaja), 34 erilios.

En todo caso, lo que da de sí ese maravilloso electrodoméstico...wow!