miércoles, 1 de octubre de 2008

Tarta de queso

No es tan fácil, ¿vale? Pero hoy, a mis … años de edad, he tenido mi primer contacto exitoso en el mundo de la repostería. Bueno, más bien, en el arte de mezclar polvos que saben a queso, galleta y sirope (espero que esto no lo lean mis comensales). Pero no importa, porque el resultado ha sido mi primera gran experiencia culinaria, ¡una tarta de queso! Eso sí, he necesitado la colaboración de dos personas, sin contar a la directora de mi empresa (para el toque final) y el del bar de abajo, que además de reservarme siempre mis bombones favoritos, hoy me ha guardado en su nevera la “tarta” mientras me preguntaba extrañado: “¿La has hecho tú?”. ¡¡¡Es que no todo el mundo tiene que saber batir bien, mezclar sin grumos, espachurrar el fondo uniformemente y calcular los dichosos 70mililitros!!! ¡Si esa medida casi ni existe!

Los grandes chefs enseñan que la presentación es muy importante, ¿no? En mi caso, imprescindible. He puesto mi blonda, mi platito y mi decoración… La intención era camuflar lo alarmante que podría ser todo eso al primer bocado. Pero quienes han compartido conmigo mi primera experiencia gastronómico-respostera son buenos actores o me quieren mucho, porque alguno incluso ha repetido. Ahora que lo pienso unas horas después… creo que me quieren. Mucho.

En fin, daré las gracias a la persona que me ha incitado a mi primer contacto repostero (o el último) para compensar sus detalles. Espero que su próximo regalo no sea algo construido con sus manos, que la pre-tecnología en el colegio siempre me costó, y nunca logré que sonase la alarma cuando la canica recorría la pasarela de madera hasta que activaba un motor que a su vez movía una arandela que hacía caer un pato en el agua con un trozo de papel de aluminio que al contacto con el agua activaba una alarma de un coche de juguete… ¿O era al revés? Mejor olvidar por unos días los sentimentalismos y pedir que, el próximo regalo, sea un banal pero coqueto vestidito.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Jaja... Un estreno culinario siempre es motivo de enhorabuena. Y tienes razón, 70 mililitros casi ni existe!!!
Ra.

Ramón de Mielina dijo...

Manitas de cerdo!! :-) A ver cuándo me haces una tarta de queso ehhh... bueno, me gusta más de la galletas y chocolate, la de los cumples de toda la vida. Tienes tiempo hasta Navidad. Te lo pongo fácil ehh???!!!

Murphy White dijo...

Cuando quieras... Dejame depurar la técnica para no provocarte una indigestión. Aunque igual innovo, en este año de novedades!!

sopena@tiscali.es dijo...

Menuda repostera estas hecha, esperemos que otras cosas se te den mejor. Esas tartas las hace hasta un niño pequeño. No tiene mucho merito y si encima necesitaste ayuda menos todavia.

Murphy White dijo...

Gracias. Con estos comentarios a una le dan ganas de ser algo más censora ;) Mira que animarte a escribir para decirme algo tan bonito...
En cualquier caso, te diré que sí, que otras cosas se me dan mejor, por suerte para todos los que están cerca!