lunes, 7 de febrero de 2011

De la existencia de la duda...

Siempre he creído que existe una cualidad, por encima de otras muchas, que diferencia a los hombres de los animales: la voluntad y, por tanto, la capacidad de elección. Las decisiones, en definitiva, serían esas baldosas amarillas (que diría la pequeña Dorothy en el Mago de Oz) que van marcando un camino y no otro. Esa parece ser la ventaja del ser humano, aunque el inconveniente viene sólidamente unido a ella: la duda.

¿Qué puede más: el beneficio de la duda o la sombra de la duda? Eso debía ser lo que pensaba Reginald Rose al escribir Doce Hombres sin Piedad, esa película (y obra teatral) en la que un miembro del jurado esgrime “una duda razonable” como argumento para no votar por la culpabilidad de un acusado. Por tanto, ¿una duda es suficiente para no acusar o es la clave para culpar?

Decía Frédéric Chopin (perdónenme por citarle una y otra vez): “La felicidad es efímera; la certidumbre, engañosa. Sólo vacilar es duradero”. Tal vez Chopin sólo citaba a Kant, cuando el filósofo aseguraba que “se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”.

Demasiadas dudas para averiguar algo sobre la utilidad de la propia duda...

7 comentarios:

C. C. dijo...

Pues ya me has hecho dudar con el comenario que te iba a dejar...lo que si tengo claro y sin ninguna duda es que es una alegría volver a leerte, mucho tiempo ha durado tu ausencia, sin duda!

Anónimo dijo...

Vaya, pues ahora dudo aún más.
Buena reflexión!

VolVoreta dijo...

¿una duda es suficiente para no acusar o es la clave para culpar?...depende quién sea el juez, y también quién es el acusado, porque ya se sabe que la justicia no es imparcial.

No puedo ser objetiva... dudo hasta de las dudas que tengo.

Me alegra volver a leerte, no te quepa la menor duda :)

Te dejo un beso, Murphy.

Flaflurry dijo...

Te noto con dudas Murphy...
No dejes que puedan contigo..
Un beso

Flaflurry dijo...

Te noto con dudas Murphy...
No dejes que puedan contigo..
Un beso

tupersonalshopperviajero dijo...

uff, de ahí una de mis frases favoritas:
"Solo sé que no se nada" del sabio Sócrates.
Sí, nos teníamos abandonadas. A ver si no repetimos el error.
bss
,-)

Murphy White dijo...

Gracias C.C. y Volvoreta. Más vale tarde que nunca, ¡no lo dudéis!

Flaflurry, las dudas conviven en armonía con el ser humano, me temo.

Claro, personalshopper, dudas sí, errores no.

Abrazos a todos.