lunes, 29 de junio de 2009

Brico-enfado

Me crecí. Había pintado las cuatro paredes de la habitación. Tres de blanco y una de granate. Pinté también el techo. Compré una cómoda, la lijé, la barnicé y la pinté. Cambié también el color de una mesa. ¡Hasta cosí el bajo de unas cortinas! ¡Y las pinté! Me crecí. Craso error.
Dicen que aquel armario empotrado era muy antiguo. Por eso, sus medidas y su posición eran tan extrañas. “No te preocupes, acércate por una tienda en esa zona que tienen jambas y te quedará bien”. Medí el armario, anoté las medidas y con unos pantalones medio rotos y mi camiseta de tirantitos brico-manía me dirigí a aquella tienda con olor a serrín para comprar jambas de cinco centímetros (sí, ahora sé lo que es una jamba!).
He descubierto que los lunes, en algunos barrios, los vendedores tienen prohibido sonreír. Aquel chico de la tienda, con vaqueros, gafas de sol medio caídas y una coleta a medio deshacer no conocía lo que era la sonrisa. Por suerte, yo sí, y con la mejor de mis muecas (la que finge ingenuidad) y mi ego bricomanía por las nubes, le enseñé mis necesidades carpinterescas.

- No tenemos jambas de 5 cm en blanco sólo tenemos de 7 cm. Si quieres, te las doy sin tratar y las pintas tú... pero tampoco tenemos de 5 cm. Sólo de 4 y de 6. Así que... tú misma- me dijo sin mover un sólo dedo.

Resignada a los 4 centímetros y a que no me ayudase con mis brico-dudas, le pedí que me las cortase.
- Aquí no cortamos en inglete, y con estas molduras, quedará mal si lo cortas recto. Pero no entiendo las medidas que me das... ¿Por qué el armario no llega hasta abajo? No es normal que...
- No intentes entenderlo, ese armario es un despropósito - le corté con ganas de salir de allí para no seguir escuchando comentarios prepotentes.
- Para que lo corten a inglete, puedes ir a una tiendecita cerca de aquí. Hay un carpintero que lo hace.
Ahí me tienes a mí, con mis vaqueros rotos y cuatro maderas en la mano, dirigiéndome a una de las calles más glamourosas de Madrid.
Entrar en aquel taller era como entrar en otro mundo... o en otra época. Eran antiguas cocheras de gente importante, hoy reconvertidas en pequeños trasteros o garajes al aire libre. En el último, con una raída puerta de madera que en algún momento pudo ser verde, estaba aquel hombrecillo.
- ¡ Hola! ¿Aquí cortáis madera?
- Me iba a ir ya... pero bueno –dijo sin sonreír (¡claro, olvidé que era lunes y no podía sonreír!)
Mientras aquel hombre sacaba un metro, que recordé haber visto hace más de 20 años entre las herramientas de mi abuelo, aproveché para recorrer con la mirada todo el taller. Junto a un teléfono antiguo colgado en la pared, había un certificado amarillento enmarcado y lleno de polvo. “El Alcalde Presidente de Madrid, a 10 de marzo de 1951, concede a XXXXX este local para dedicarlo a la carpintería”. ¡1951! Volví a mirarle, con la sierra y una especie de cartabón metálico. Pensé que aquel hombre no tendría nada que requiriese electricidad. Me entraron ganas de preguntar y seguir rastreando, pero cuando estiré la mano para coger una de aquellas reliquias escondidas bajo el polvo, él se puso delante.
- Son dos euros.
Le pagué, y volví a salir a la calle del siglo XXI, de móviles, BMW, Chaneles y Armanis. Cuando tomé la pequeña calle para poner rumbo a mi casa, pasé por una tienda de pinturas. “¡Estupendo, así las pinto en cuanto llegue!”.
- Quiero pintura blanca para estas maderitas -dije mientras hacía mi último intento en busca de un gesto de amabilidad.
- ¿Un kilo? - preguntó sin levantar la vista del suelo.
- ¡Si, 8, no te jode! Pero si son laminitas de 5 centímetros!!!!!”-pensé... Me mordí la lengua ya sin ganas de ronreír y pedí el bote más pequeño mientras él hacía equilibrios con el palillo que le colgaba de la boca.
- ¿Plástica? ¿Al agua? ¿Satinada? ¿Mate?...(no recuerdo las otras 17 preguntas)
- Quiero una pintura blanca para estas jambas. Un bote pequeño, blanco, que pinte madera y no llame la atención, puñetas! (lo de "puñetas" es una licencia literaria... a mí no me sientan tan mal los lunes).
He decidido que el bricolaje ya no tiene gracia. He descubierto que uno tiene un límite de brico-acciones y que, cuando lo supera, todo es un asco. He convocado un concurso público para que alguien pinte las jambas y me las clave en la pared. He dicho a unos cuantos amigos que organizo unas copas en casa pero, en el fondo, sólo quiero un alma caritativa que ponga fin a mi bricoenfado.

9 comentarios:

VolVoreta dijo...

ja,ja,ja muy buena! mira que a mí me gusta el bricolaje...pero te juro que con ésto no me atrevería...y menos un lunes. Y yo que pensaba que las caras "largas" del pequeño comercio sólo se daban aquí!

Te dejo un beso Murphy.

Olivia dijo...

No desanimes mujer. Que los lunes son malos días para pedir cosas, prueba en martes, o mejor aun, en viernes, jeje.

Besos!

L o L i T a dijo...

Tia Murphy!...que profesional! Ole tus ovarios. Yo he caido mil veces en ese tipo de envalentonamientos y al final siempre vuelvo a picar ja,ja...Y la cara de pava-ingenua suele funcionar en la mayoria de las ferreterias de martes a viernes! :)

Eso sí, no me has dejado nada claro q es una "jamba"???

BricoBsote!

Murphy White dijo...

Las caras largas aquí son muy frecuentes, Volvoreta... imagino que depende del día y del comercio. Aunque los bricos no se caracterizan por buenas caras...

Olivia... habrá que probar otro día, sí... menos el viernes, que un brico-viernes da mal rollo.

Lolita... re-bienvenida por estos lares! Dice la RAE que jamba es "Cada una de las dos piezas labradas que, puestas verticalmente en los dos lados de las puertas o ventanas, sostienen el dintel o el arco de ellas"... Y en el mundo de las "jambas" acaba mi incursión en este tipo de "lindezas".
Vuelve más por aquí!

Besos a todos

C. C. dijo...

Los brico-lunes no serán lo tuyo pero da gusto leerte jejeje, tienes ya quien te las pinte y te las ponga? Yo con una cervecita a cambio me conformo ;-P

tupersonalshopperviajero dijo...

venga venga que ya para lo que te queda... lo teminas. Tú puedes! Si te rindes la sensación de derrota será peor que cualquier otra cosa. Ah. Y cuando termines nos pones una imagen con el resultado please -que no tengo ni puñetera idea de lo que es un jamba y la curiosidad me mata-
Bss valiente
;-)

jordim dijo...

Esto solo por el título merece ser leído..

Rockdriguez dijo...

Yo tengo un manita en casa, suerte que la familia se dedique al oficio. jajaja Suerte y lleva mejor esos malos dias.

Murphy White dijo...

C.C. Objetivo conseguido ;)

Tupersonalshopper, colgaré imagen...

Gracias, Jordim.

Rockdríguez, mándame esa manita!

Besos a todos
M.W.