miércoles, 18 de marzo de 2009

No me entiendan mal. O, quizá, sí.

En uno de esos días de lecturas, doblajes y cuentos, pasó por mis manos un texto que podría haber escrito yo misma. Alguien lo debió hacer por mí. Hablaba de la importancia del sarcasmo. Y decía algo así como “quizá pierdas algún amigo, pero te sentirás bien”. No me entiendan mal, no haré apología de la anti-amistad ni les animaré a ir perdiendo amigos por el mundo (con lo caros que se cotizan). Pero sí a divertirse, disfrutar y jugar con el sarcasmo... mientras uno pueda esquivar alguna mano que quiera pasear con dureza hacia su cara (siempre hay que saber bajarse, como decía Ariel, en la "penúltima estación").
El texto (de no recuerdo qué autor) ponía ejemplos. Uno de ellos, el de un actor que envió dos invitaciones para su próxima representación a un crítico por el que no profesaba gran cariño. En la nota que acompañaba las invitaciones, decía algo así:
- “Le envío dos invitaciones para la obra que estreno. Una es para usted, y la otra para un amigo... si tiene usted alguno”.
La respuesta del crítico no se hizo esperar. Fue con otra misiva:
- “Le agradezco la invitación a su obra, pero no podré asistir. Espero poder asistir a su siguiente representación... si tiene usted alguna”.
Por respeto a la literalidad del autor, no reproduciré en este texto otros ejemplos, pero seguro que haría que –aun con su dureza- todos ustedes sonrieran como yo lo hice mientras alguien lo leía.
Al parecer, la palabra sarcasmo viene del latin “sarcasmus”, que a su vez procede del griego “sarkasmo” (que, según dicen, significaría algo así como “cortar un pedazo de carne”). ¡Caramba! ¿El efecto del sarcasmo es tan brutal como si arrancase a alguien un pedazo de carne? Teniendo en cuenta que la RAE también lo describe como “burla sangrienta”... ¿Soy algo así como una carnívora sanguinaria del lenguaje! (Siempre preferiré eso que se atribuye al gran Oscar Wilde y que dice que es la “forma más baja de humor pero la más alta expresión de ingenio”).
No me gusta esquivar lo que dice la sabiduría popular, y aún menos algunas sentencias como esa de “más vale prevenir que curar”. Quizá por eso, acostumbro a advertir, antes de una conversación relajada: “Discúlpeme, porque en cuanto llevemos un rato charlando, sufrirá mi sarcasmo”... Quien avisa no es traidor. Al menos, eso dicen.

17 comentarios:

C. C. dijo...

Me gusta el sarcasmo, yo quiero, yo quiero...

Anónimo dijo...

¿Donde dice "SGAE" querías decir "RAE" o es también parte del sarcasmo? Fdo. Un FuckingMonday.

L o L i T a dijo...

Ayyyyyyyyyyyy Murphy!!!!Ni que lo digas!!! Estoy más liada que un yo-yó...inspiración 0 y lo que menos me apetece es escribir del "marrón en cuestión"!!!!

Así que por ahora me conformo con leeros a ratillos, pero volveré!!!!


Un besazo.

Murphy White dijo...

C.C., querer es poder ;-)

Lolita... vuelve, que de marrones también vive el hombre!

Fucking...jajaja.. ha sido un fallo total del subconsciente... La SGAE está más cerca de la paradoja que del sarcasmo.

Besos a todos

Anónimo dijo...

Es difícil encontrar gente que sepa emplear bien el sarcasmo... Y a ti eso se te da de muerte!
Ra

Anónimo dijo...

Me gusta el sarcasmooo!!
Amy

Tesa dijo...

la “forma más baja de humor pero la más alta expresión de ingenio”

...pero oye, hazme caso y no adviertas, esas cosas no se avisan, porque pierden la gracia.

Un saludo

Ramón de Mielina dijo...

los amigos se cuidan y si no se pierden... también hay amigos que están predestinados a quedarse en el camino... a la larga unos reaparecen y otros no. Soy de la opinión de que no hay que tener miedo a dejar gente por el camino porque los que se quedan, tenían que hacerlo.

Olivia dijo...

Uy pues eso del sarcasmo no me gusta tanto. Ser hirónico...puede, aunque vale, si no va conmigo directamente me río un poco. Total, a veces hay qeu tomarse así las cosa con cierto sentido (negro) del humor.

Un beso!

ALMAGRISS dijo...

Jejeje... me ha gustado eso de la "burla sangrienta" ... seguiré ensayando para que mi sarcasmo sea totalmente Gore... :)

Anónimo dijo...

El sarcasmo es bueno si se emplea con precaución... pero bien empleado, es lo mejor!

*GEORGINA* dijo...

"todo chiste es una verdad encubierta" ???

nistche se preguntaba si la dialectica socratica era una forma de venganza...

el sarcasmo acaso no es una manera de proteger el corazon de lo que duele?

yo creo!

en la sonrisa del guason!

y en el quijote aunque ande rengo!

saludos cordiales
Georgina.

Murphy White dijo...

Ra y Amy: otro aplauso, pues, para el sarcasmo.

Tesa: tomo nota, aunque hay veces que es mejor advertir si no tienes claro a quien tienes en frente.

Ramón... Y los que se pierden... es porque "tenían" que perderse...¿?

Olivia, el sarcasmo es más fuerte que la ironía, sí, pero se disfruta tanto...

Almagriss. Hombre, gore gore... tampoco hay que llegar a tanto, ¿no? (aunque a veces lo rocemos! -verbalmente, claro)

Anónimo: por supuesto, las cosas o se hacen bien o no se hacen!

Georgina: bienvenida por estos lares! Buena reflexión. Quizá sí sea una de las pocas armas que tenemos para proteger el corazón de lo que duele. Yo también creo en la sonrisa del guasón!

Un saludo a todos.

VolVoreta dijo...

Me gustan, el sarcasmo y la ironía...me ponen las neuronas a 100. La anécdota que relatas...no tiene desperdicio :)
Te dejo un beso Murphy.

Pendulo dijo...

También pienso que el sarcasmo es una buena herramienta para reirse de de lo que a uno le pasa. Aunque a veces nos riamos de forma cruel!
Un saludo

Clares dijo...

Hola, Murphy. Gracias por pasarte por mi blog. He venido de visita y me ha gustado tu espacio, concretamente esta entrada sobre el sarcasmo, me gusta mucho. Estoy más por la ironía, porque al fin y al cabo, es algo más tierno y menos hiriente, pero a veces ser sarcástica es la única y la mejor salida. Creo sarcasmo tiene la misma raíz que sarcofago, "el que come carne", no lo digo por animar (ironía) sino por completar el campo (santo).

Murphy White dijo...

Volvoreta... entonces, es bueno cualquier cosa que haga que nos funcionen las neuronas!!

Pendulo... siempre se puede controlar el sarcasmo para no llegar a la crueldad... o no ¿?

Clares... Eso no lo sabía yo. ¡Sarcófago! La cosa se pone cada vez más negra, jaja.