domingo, 16 de noviembre de 2008

Dobles raseros

La gente cambia. Esa es la frase que más he escuchado en el último año. El “Fulano” de hoy ya no es el mismo que el “Fulano” del año pasado, ni si quiera es el mismo que era la semana pasada. “Esa o aquella persona se ha vuelto hipócrita y egoísta porque ha cambiado y ya no es la misma persona”. Pero ¿por qué utilizamos ese argumento sólo con la gente que cambia para lo que consideramos ‘mal’?
Todo es distinto cuando alguien trata de ‘reconvertirse’, arreglar algo mal hecho o enmendar un error. Siempre encuentras a un mejor amigo que sentencia eso de… “No te fíes, las personas nunca cambian”.
¿Interpretamos el ‘cambio’ o el ‘estancamiento’ de la gente en función de lo que nos dejará más tranquilos? ¿Tenemos entonces tantos dobles raseros?. Está claro que para la gente que, de pronto, nos hace daño sin saber por qué siempre recibimos una palmadita en la espalda y un “la gente cambia”. Pero para quien quiere corregir un error o cambiar para ‘bien’ (esto del bien y el mal, ya se sabe que no son conceptos absolutos ni universales), siempre se nos pide precaución porque “la gente no cambia y el que es así, siempre será así”.
Y digo yo, ¿entonces de qué depende que la gente cambie? ¿Sólo se puede cambiar si es 'para mal' y, en caso contrario, no hay cambio que valga? ¿No será que lo hace según su facilidad para ser influenciable? ¿No cambiará también aquel dispuesto a aprender de cada cosa, evolucionar, absorber, entender, compartir y vivir las cosas? Al final, para evitar los dobles raseros, es preferible acomodarse en la gama de grises que hay siempre entre el blanco y el negro, entre el cambio radical y la anti-evolución.
Aunque ya decía Confucio que “quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios”, a mí me gusta eso de Alexis Carrel de que “lo mismo que un río: el hombre es cambio y permanencia”.

18 comentarios:

C. C. dijo...

Yo creo que la gente no cambia, solo se adapta, y cuando nos sorprende con lo que creemos un cambio es que no la conocíamos los suficiente. :-)

Charlie dijo...

Claro que cambian. Todos lo hacemos, sino nada tendría sentido y seguiríamos teniendo enfados de instituto.

Creo que la diferencia entre los dos "tipos de cambios" está más bien en el que juzga que en el sujeto observado. ;)

La vida no es siempre como nos gustaría. O aprendemos a adaptarnos a ella, o pataleamos porque no ocurre lo que queremos. Si se nos va de las manos le llamamos neurosis. :D

Me gusta la cita del río, te da una oportunidad cuando quieras para reciclarte y cambiar hábitos y mecanismos.

Toma tochazo de filo barata. ;)

Anónimo dijo...

La gente cambia para adaptarse al medio en el que vive. Para bien o para mal depende quien lo mire. La verdad es que todo el mundo se deja llevar por el medio.

L o L i T a dijo...

Pufff, puuuff, puuuf...me has dado tanto que pensar que no se ni que ponerte! :)

Pero creo que el que observa, el que reflexiona, o el que se qja....suele ser el que más a cambiado o ha dejado que cambien las cosas!No tiene xq ser malo...simplemente ocurre! Esta claro que las cosas cambian, así que hay que coger lo que venga de bueno! Oye? O patalear, que siempre es emotiva una noche de lloriqueos con un amigo/a de toda la vida, haciendo pucheros porq otra vida fue mejor! Ja,ja...


Bsos ;)

ALMAGRISS dijo...

Cambiar es crecer... si no cambiamos significa que no crecemos, nos estancamos... Yo creo en el cambio, también en el cambio voluntario, ese de no me gusta como soy... voy a cambiar, y a base de tesón y fuerza de voluntad, es posible... con mucho esfuerzo y tiempo, claro (nadie consigue un estómago de tableta de chocolate en dos días, pero si te pasas años entrenando...) pues lo mismo... a entrenar para dejar de ser egoísta, por ejemplo... o para dejar de ser una ñoña... :)

Ramón de Mielina dijo...

Yo estoy en un momento en que veo que la gente ha "cambiado" y no me gusta pero que realmente no sé si son ellos o soy yo. O yo quería verles como no eran y su ser vuelve a la superficie... Vamos, un lío. Yo creo que lo que cambian son las circunstancias y la gente se adapta a ellas...

Murphy White dijo...

c.c., sí, otro factor que se me olvidaba... A veces creemos conocer a la gente y creemos que es un cambio cuando es desconocimiento. Bien visto ;)

Charlie, ya se echaba de menos tu filosofía barata (le dijo la sartén al cazo...). Y lo del cambio en los demás, normalmente es nuestra percepción, claro que sí.

Anónimo... una interpretación muy biológico-científica (o lo que sea). Sí, igual cambiamos para adaptarnos al medio... O igual cambiamos porque hemos decidido movernos en otro medio (¿me estoy enredando demasiado???)

Sí, Lolita, y hay cambios de los que ni quiera nos damos cuenta. Y los vemos sólo cuando miramos para atrás y nos vemos ahora y antes...!!

Almagriss ese cambio es el perfecto, pero muchos no son tan sensatos, ¿no crees? Ojalá todos cambiasemos para arreglar nuestras "taras"...jeje.

Ramón, según lo que dices hay infinitas posibilidades: has cambiado tú, han cambiado ellos, "el mundo" te ha hecho cambiar, "el mundo" les ha hecho cambiar... Conformémonos con asumir los cambios y hacer que los nuestros sean para mejor y no una simple adaptación al medio.

Besos para todos

Anónimo dijo...

Buena entrada. Me ha parecido uno de los debates eternos. Igual pongo la nota negativa, pero los cambios abruptos en la gente suelen ser para peor... Dicen que para mejorar hay que esforzarse más que para empeorar, ¿no?
JN.

Ramón de Mielina dijo...

Siempre puedes convertirte en Jessica Rabbitt y decir eso de "yo no tengo la culpa de que me hayan dibujado así..." jaja :-)

Buen rollo!

Rockdriguez dijo...

Cada dia que pasa me doy cuenta de lo mucho que he cambiado cuando miro hacia atrás.. y lo que han cambiado los otros... y sé que con el paso del tiempo cambiaré mas cosas de mi.


Me gustan los cambios, pero NO todo tipo de cambios.

Murphy White dijo...

JN, espero que también haya cambios para mejor... Por ejemplo, yo ;-)

Ramón, jajajaja, tú siempre tan "gráfico". Me gusta la frase. Aunque hay muchos que dicen algo parecido... esa nefasta frase de... "el mundo me hizo así". ¿Entonces no tenemos poder sobre nuestros cambios??

Rockdriguez, me sumo a tu "NO A CUALQUIER CAMBIO"!!

Más besos

Ramón de Mielina dijo...

YO SOY ASÍ!! :-P

TUPERSONALSHOPPERVIAJERO dijo...

si si la gente cambia GRACIAS A DIOS
uff, qué bien me he quedado
Bss
;-)

Anónimo dijo...

Yo creo que quien tiene que cambiar nunca cambia... Y cambian los que deberían no haberlo hecho... Sí, creo que tenemos dobles raseros ;-)
Ra.

Murphy White dijo...

Ramón, tú eres así pero... ¿antes también? jeje.

Sí, personalshopper, te ha quedado bonito y rotundo ;-)

Más besos

Ramón de Mielina dijo...

No, claro, antes no. Yo sí apoyo los cambios... :-P o no. Depende de quién vengan, en qué momento y qué viento sople jaja

malditaConciencia dijo...

Ufff... este maldito o bendito tema (ya estoy cambiando la forma de enfocarlo?) Yo creo a veces que las personas, cuando hablamos de forma de ser o de actuar o de sentir de cada uno, somos como la energía... ni nos creamos ni nos destruimos, sólo nos transformamos... nos transformamos según las experiencias, según los miedos de toda la vida o los nuevos miedos, según los triunfos y las hostias, incluso según si es de día o de noche... el tiempo no se para (y que dure!) y a cada cual le ha tocado vivir el juego de su propia vida. En él, a veces nos equivocamos y a veces acertamos, a veces escarmentamos y a veces ni miramos ni pensamos, y otras veces nos pasamos de pensar... en fin, nada nuevo no? para cambiar debe haber algo escrito en plan "teorema del Fulano de tal" y lo único que hay son los teoremas que cada uno nos montamos de los demás... que no dejan de ser meras hipótesis más o menos acertadas por nuestra experiencia. No creo que haya nada escrito y en parte todos podemos ser ángeles y demonios... depende de uno mismo y depende del resto de mortales... pero si a veces no somos capaces de reconocernos ni a nosotros! Sé que no estoy descubriendo América pero se tiene que mirar con positividad... los cambios son necesarios porque sino viviríamos en un mundo programado y megarutinario... el tema es que cada uno elige aquello que está dispuesto a cambiar según sentido común y según su maldita conciencia, y aquello que difícilmente tolerará... y en todo esto, de nuevo, cada uno tiene una medida y unas bases propias que a veces se entienden y otras no... en fin, que no he dicho gran cosa pero me he desahogado un buen rato haciendo filosofía barata... jajaja
NOTA: Gracias por leer hasta aquí tú que has llegado

PD: mañana volveré a escribir la opinión sobre este post para ver si la he cambiado????

Murphy White dijo...

Tú y tu maldita conciencia... Has venido al sitio adecuado para la filosofía barata.
Se me habían escapado algunas de tus verdades, como lo de que interpretamos el cambio según nuestra propia experiencia o que creamos unos teoremas que, en cualquier caso, no son otra cosa que hipótesis.
Va a tener razón un amigo que decía que navegamos a menudo en las confusas aguas del nihilismo. (Aún no sabe lo del embudo)

Besos y buen desahogo ;)